14 Sur » Rayuela: el nuevo deporte nacional
Redes sociales 14 Sur

Rayuela: el nuevo deporte nacional

Publicado el 21 Oct 2014

Con más de 40 mil aficionados federados en todo Chile y luego de una intensa lucha, tras la cual pasó de ser un juego típico del que muchos se acordaban en Fiestas Patrias, a ser reconocido como deporte nacional, la rayuela brilla con nuevas luces. Nuevos proyectos y nuevos jugadores son algunos de los deseos de los rayueleros de todo el país.

Rayuela-octubreUn tejo vuela por los cielos. A lo lejos, una caja con greda y c
on una cuerda que marca el centro. El tejo cae y se cuentan los puntos. De esta forma se puede resumir la Rayuela, considerado por años como un juego típico chileno, pero que desde septiembre de 2014 es oficialmente reconocido como Deporte Nacional.

“La gente no sabe cuántas personas practican este deporte”, dice Juan González, presidente de la Asociación de Rayuela de Valdivia. De hecho, el mismo González no descubrió este mundo sino hasta hace diez años, cuando lo invitaron a un partido de Rayuela. Desde ahí no paró más, y se transformó en un rayuelero de tomo y lomo, que goza con cada partido como si su vida dependiera de ello.

“Nosotros gozamos de un partido al igual que los fanáticos del fútbol. Esta es una actividad que practican jóvenes, adultos, hombres y mujeres por igual. De hecho las mujeres compiten contra los hombres como pares, no hay diferencia”, comenta.

“Además somos pioneros en incluir mujeres en nuestras ligas, ya que a nivel nacional no son muchas las que juegan”, explican en la Asociación.

Un deporte prehispánico

El tejo, como también se le conoce, tiene sus orígenes en las zonas campesinas de Chile, por lo que se presume que proviene desde la colonia, aunque existen registros de que viene desde el periodo prehispánico.

Si bien no se sabe exactamente su origen, los Mapuches jugaban al “Tecum”, el cual era muy parecido a la rayuela actual, ya que consistía en hacer una raya en la tierra y lanzar pequeñas piedras de colores.

Hoy la rayuela consiste en lazar un tejo -como se conoce a las piezas arrojadas por los jugadores- hacia una plataforma levemente vertical con barro, la cual tiene marcado el centro con un cordel. La idea es lograr que el tejo caiga en el centro, o lo más cerca de este. Dependiendo de esto se asigna puntaje, ganando el equipo que llegue primero a los 12 puntos.

Un partido puede llegar a durar más de dos horas, cuentan desde la Asociación de Rayuela de Valdivia. Depende de la experiencia de los jugadores, o incluso de la estrategia. Lo que sí, aclaran, es que no hay partido aburrido.

“Los rayueleros somos apasionados. Gozamos cada partido. En general hay un desconocimiento de nuestro deporte y de la gran cantidad de gente que lo practica. Poca gente sabe que tenemos competencias a nivel nacional. La rayuela es un reflejo de nuestra cultura, de quienes somos y de nuestra historia. Que por fin sea reconocido como deporte nacional salda una deuda histórica cultural que existía”, comenta Juan González.

Valdivia, ciudad rayuelera

En Valdivia actualmente existen seis equipos de rayuela, lo que se traduce en aproximadamente 450 personas jugando. A nivel regional este número aumenta, ya que según datos de la Asociación de Rayuela de Valdivia, son aproximadamente siete mil jugadores los que hay en Los Ríos, quienes año a año compiten a nivel comunal, regional y nacional. De hecho, este año Valdivia fue sede del nacional de Rayuela, por lo que la ministra del Deporte, Natalia Riffo, estuvo con los rayueleros locales en su gimnasio.

“Tenemos muchas aspiraciones”, asegura Juan González como presidente de la Asociación, jugador y apasionado por este deporte. Cuenta que gracias al proyecto de ley ahora pueden acceder a fondos, lo que les permitirá realizar varias acciones.

“Nuestro objetivo es buscar nuevos y más jugadores. Queremos ir a los colegios para incentivar nuevas generaciones de jugadores. Queremos mostrar la rayuela, su historia, todo este mundo”, dice González, para quien desde la promulgación de la ley ha celebrado con más partidos de rayuela, los cuales sin duda que desde este año tendrán un sabor diferente.

Por Michelle Carpentier