14 Sur » Obesidad, la “epidemia” del nuevo siglo
Redes sociales 14 Sur

Obesidad, la “epidemia” del nuevo siglo

Publicado el 16 Ene 2015

cinta-metricaSe estima que existen más de mil millones de habitantes en el mundo con sobrepeso, de los cuales casi un tercio son obesos. Actualmente la obesidad es la quinta enfermedad que produce más decesos en el mundo (2,3 millones), aunque investigaciones indican que a mediados de siglo este número aumentará, alcanzando el primer lugar.

La obesidad parece ser una de las enfermedades o trastornos más maléficos del mundo, sobretodo porque para combatirla, “irónicamente” tienes que seguir alimentándote (aunque de una manera más sana), es como si un alcohólico en rehabilitación, ingiera por recomendación médica algún trago no solo una vez, sino tres veces al día.

Comer sin preocupaciones, especialmente alimentos calóricamente altos (postres, helados, pasteles y chocolates), es uno de los mayores placeres de la vida, pero como no todo puede ser color de rosas, comer sin límites y no combatirlo (actividad física), trae nefastas consecuencias al organismo y también a las generaciones venideras.

La obesidad es uno de los grandes problemas de salud en el mundo, y lógicamente también en la región de Los Ríos, la que se ubicó durante el 2014 en el quinto lugar en Chile con obesidad infantil (menores 6 años), con un 12,9%, superando la media nacional de 10,3%.

¿Qué es la obesidad y cómo se produce?

Claudia Figueroa, nutricionista en los Centros Médicos DermoSalud y Medisur de Valdivia y Temuco respectivamente, comenta que “la obesidad es una condición clínica individual multifactorial y prevenible, (aunque la Organización Mundial de la Salud, a partir de 1997 la consideró una enfermedad), que se caracteriza por la acumulación excesiva de grasa en el cuerpo hasta un límite que pone en riesgo la salud y vida de una persona”.

Según la OMS, la obesidad comienza cuando el índice de masa corporal (cociente entre la estatura y el peso de una persona al cuadrado) es igual o mayor a 30 kg/m2. En menor medida también se considera como “obesos” al hombre con un perímetro abdominal superior a 102 cm y a la mujer con un perímetro abdominal mayor a 88 cm.

Se produce tras un elevado consumo de calorías, muy por encima del gasto energético que se realiza con actividades físicas, lo que conlleva al organismo a depositar la energía excesiva en forma de grasa.

Causas

Claudia Figueroa explica que las causas de la obesidad son múltiples, e incluyen factores tales como la herencia genética; el comportamiento del sistema nervioso, endocrino y metabólico; y el tipo o estilo de vida que se lleve. Cabe señalar que la combinación de un consumo excesivo de nutrientes y energía y el estilo de vida sedentaria son la principal causa del aumento de la obesidad en la sociedad.

Debemos agregar que problemas de salud o algunos tratamientos médicos, en muchas ocasiones también provocan un aumento de peso, como el hipotiroidismo, también medicamentos como píldoras anticonceptivas o antidepresivos.

En menor medida, otras acciones que afectan el aumento de peso son problemas psicológicos como el estrés o la ansiedad y causas naturales tales como el embarazo o la menopausia.

Tipos de Obesidad

La obesidad se clasifica en función al índice de masa corporal (IMC) y/o a la distribución de la grasa corporal.

La fórmula para obtener el índice de masa corporal, es el método más usado por las organizaciones de salud en el mundo para calcular la grasa en el cuerpo.

Como mencionamos anteriormente, si el resultado de la división entre el peso en kilos y el cuadrado de su estatura en metros (kg/m2) es un número igual o superior a 25 y menor de 30, indica que existe sobrepeso, mientras que si el resultado es igual o superior a 30, significa que la persona es obesa.

Según la distribución de grasa, la enfermedad se puede clasificar en;cuadro

Obesidad abdominal (forma de manzana); la grasa en exceso se ubica en el abdomen, el tórax y la cara. Está asociada con problemas al corazón y diabetes.
– Obesidad periférica (forma de pera); la grasa se acumul
a en muslos y cadera. Se asocia a problemas en las rodillas y várices.
– Obesidad homogénea; la grasa se reparte por el cuerpo en proporciones similares.

La obesidad también se puede clasificar según la causa, estas pueden ser;

Genética; derivada de una herencia genética que predispone a tener obesidad.

Dietética; resultado del alto consumo de alimentos calóricos y el sedentarismo.

–   Por desajuste; personas que se sienten insatisfechas al comer.

Defecto termogénico; el organismo no quema las calorías de manera eficiente

–   Nerviosa; la sufren personas con problemas psicológicos u hipoactividad. Esta es producida por el sistema nervioso central, luego de alterar los mecanismos de saciedad.

– Endocrinas; Se generan por enfermedades endocrinas, como hipotiroidismo o hipercorticismo.

– Por medicamentos; algunos remedios producen grasa en exceso, como los corticoides o varios tipos de antidepresivos.

– Cromosómica; se asocia a defectos cromosómicos como aquellas personas que sufren síndrome de Down o de Turner.

¿Cómo prevenir y combatir la obesidad?

No es necesario explicar que la manera más segura de prevenir y combatir la obesidad, es mantener un estilo de vida activa, además de una buena alimentación.

La nutricionista Claudia Figueroa, a modo práctico recomienda algunas sugerencias para evitar el aumento de peso:

– Tome por lo menos dos litros de agua al día, sin saborizantes, ni azúcar.

– Coma cinco veces al día: desayuno, colación matutina, comida, colación vespertina y cena. En cada ocasión, toma tiempo suficiente para cada una de tus comidas, a lo menos 30 minutos.

– Nunca distancie más de cuatro horas un horario de comida del otro, el ayuno prolongado y constante es una causa importante en la aparición de resistencia a la insulina.

– Realice algún tipo de ejercicio semanalmente; use las escaleras, tome un paseo después de comer, corra.

– Prefiere preparaciones asadas, al vapor o a la parrilla, en lugar de las frituras y /o salteadas en aceites.

– Seleccione cada vez que sea posible, alimentos naturales en lugar de industrializados o procesados.

– Evite los aderezos calóricos en las ensaladas, prefiera el limón y especias naturales.

Cabe destacar que la prevención de la obesidad inicia principalmente en la infancia, ya que un niño con desorden alimenticio, seguramente tendrá problemas de salud y de peso cuando sea adulto.

Por Walter Avila.

 

 

About the Author